Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Tres Cosas...

Tres cosas le encantaban a él: 
los pavos reales blancos, 
las oraciones vespertinas 
y los desteñidos mapas de América. 
No soportaba: 
a los mocosos chillones, 
ni la mermelada 

de frambuesa en su té, 
ni la histeria femenina… 
Y yo era su esposa. 


A. Ajmátova 

Posted via email from apm35's posterous

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Locations of visitors to this page